Esta semana nos han visitado nuestros amigos de PRONTOPRO, un portal que fomenta el servicio de calidad. Aquí os dejamos la entrevista ¡esperamos que os guste!

También os dejamos el enlace a la entrevista en su portal.

 

Frank Crespo es profesor de guitarra y Relaciones Públicas de IMAGINA’T MÚSICA. Sus dos pasiones son la enseñanza y la música. Por este motivo, la mezcla de ambas supone la realización de un proyecto que aúna sus actividades favoritas y le permiten compartir enseñanzas no solo con sus alumnos, sino también con otros profesores junto a los que integra el equipo de trabajo de IMAGINA’T MÚSICA.

IMAGINA’T MÚSICA es una escuela de música ubicada en El Barrio de Ruzafa (en la ciudad de Valencia). Esta escuela cuenta ya con una larga trayectoria de 19 años de existencia. Durante estas casi dos décadas, los profesionales que integran la escuela se han dedicado a la enseñanza de la música desde una posición en la que lo más importante para todos ellos siempre es que sus alumnos disfruten con el aprendizaje.

IMAGINA’T MÚSICA está conformada por un equipo de profesionales enfocados en la enseñanza de determinados instrumentos como el piano, la guitarra y el ukelele. Pero también enseñan canto e imparten otras actividades como musicoterapia para embarazadas, música para niños y musicoterapia para bebés. En cada ámbito cuentan con profesionales altamente cualificados para el desarrollo de cada área en cuestión.

Imagina’t Música, ¿cuáles diríais que son los beneficios de aprender a tocar un instrumento?

Los beneficios de tocar un instrumento son muchos y dependen de cada alumno. De forma general y enfocada a los niños, podemos afirmar que saber tocar un instrumento mejora su psicomotricidad, coordinación, su atención, su enfoque y concentración y su aprendizaje mental.

Respecto a los adultos, además de la coordinación, obliga a tener plena atención y a que tu cerebro piense qué es lo que tiene que hacer mejorando notablemente muchas de las habilidades que el cuerpo nos ofrece y que pensamos que controlamos pero que no es así. Además, por supuesto, el aprendizaje de un instrumento nos obliga a centrarnos, enfocarnos y prestar toda la atención a lo que estamos haciendo mientras tocamos, lo cual nos obliga a evadirnos de esos días y momentos duros que a veces tenemos por motivos varios como el trabajo, el día a día, la familia, etc. Tocar un instrumento nos proporciona un paréntesis en nuestro quehacer diario que el cerebro y nuestro cuerpo agradecen.

¿Qué elementos preferís utilizar para el curso de musicoterapia y por qué?

Utilizamos cualquier elemento susceptible de hacer música con él y cualquier música que existe. Cada niño y cada persona se emociona y reacciona con diferentes músicas, instrumentos, etc. Así que hay que encontrar lo mejor para cada uno porque, aunque el mundo se empeñe, no todos somos iguales ni aprendemos de la misma manera.

¿Con qué diríais que se puede encontrar un niño al momento de inscribirse en el curso de iniciación musical?

Se puede encontrar con un nuevo mundo en el que explorar, aprender y sobre todo disfrutar y divertirse.

¿Cuáles son las principales ventajas de la musicoterapia? ¿Cuánto tiempo dura este curso? 

Las ventajas de la musicoterapia son, básicamente, las que ya he comentado anteriormente. También es cierto que se puede aplicar a cuestiones más específicas como la recuperación de movilidades o la mejora de ellas, etc.

En cuanto a la duración del curso, depende de cada uno; la música y sus posibilidades no tienen fin porque alimentan nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma.

La música como remanso de paz y terapia

Una de las características que nos hace humanos es la atracción por la música, la capacidad innata de apreciar e incluso imaginar combinaciones de diferentes sonidos para crear melodías y sintonías que eleven nuestro estado de ánimo. En IMAGINA’T MÚSICA proporcionan a sus alumnos la posibilidad de sumergirse aún más en esa característica innata que todos tenemos, aprovechando todos sus beneficios y potenciándolos hasta convertirse en un paréntesis placentero al que podemos acudir. Y, yendo más allá, utilizando la música como una terapia que nos ayude a mantener e incluso recuperar nuestra salud.